Gabriela Labanda

GABRIELA LABANDA
Terapia de la voz del cantante

Terapia de la voz del cantante:

El concepto

La terapia de la voz del cantante: voz, mente y emociones en equilibrio

El objetivo principal de la terapia es la recuperación de las funciones vocales y el reestablecimiento de la técnica vocal.
En la mayoría de los casos, los daños se producen en las capas superficiales de los pliegues vocales, con lo cual se ve afectada la capacidad de desplazamiento del epitelio que recubre al pliegue vocal. Sin embargo, como en la mayoría de los casos las causas son múltiples, en el proceso se observarán todos los aspectos que hacen al bienestar del cantante: salud vocal, técnica vocal, físico, emocional, mental y laboral. De esta manera se pueden lograr resultados efectivos, que permanecen en el tiempo.

En un proceso individualizado, se trabajarán, integrarán y reflexionará sobre los siguientes temas:

  • regeneración de funciones vocales sutíles
  • trabajo auditivo y de sensopercepción que permite  reconocer tensiones compensatorias automatizadas en la propia voz
  • relajación de tensiones corporales, mímica y gésticulación, que permiten una permeabilidad corporal y presencia escénica.
  • criterios e intención durante las prácticas
  • el desarrollo de técnicas vocales fisiológica y acústicamente razonables y sensatas
  • la voz hablada
  • revisión y adaptación de exigencias de repertorio
  • higiene vocal
  • tratamiendo del miédo escénico post daño vocal
  • redescubrir o descubrir recursos individuales que ayudan al cantante a desarrollar fortaleza y estabilidad emocional y mental, que permiten una sana larga carrera
  • diseño de la transición al que hacer musical profesional

Los objetivos

Los objetivos del proceso de rehabilitación son los siguientes:

  • Reestablecimiento de la técnica vocal original, corrección de maniobras vocales compensatorias que el cantante pueda haber desarrollado para encubrir problemas vocales
  • Corrección de técnicas perjudiciales y/o ineficaces ya existentes
  • Fortalecimiento o descubrimiento de recursos personales que le permiten al cantante permanecer creativos, motivados y equilibrados también en condiciones laborales de alto rendimiento y disciplina
  • Reestablecimiento del alto rendimiento artístico y la transferencia al quehacer profesional musical
  • Rehabilitación después de una operación (fonocirugía o otras operaciones que afecten la función vocal)
  • Mantenimiento de la función vocal sana y cualitativa

Los síntomas

Los cantantes que empiezan una terapia rehabilitatoria, presentan los siguientes síntomas:

  • la voz no “arranca” o no “responde”
  • disfonía: ronquera o fonación con pérdida de aire
  • la voz “se quiebra”
  • la voz se cansa rápidamente, el canto es muy esforzado, fatiga y frustra Cantar piano, pianissimo y messa di voce resulta difícil o imposible
  • afinación improlija
  • el ataque es duro o viene con retraso
  • notas agudas o pasajes en Forte, solo son posibles bajo mucha presión de aire y/o muscular
  • rango vocal reducido
  • inspiración clavicular, respiración intranquila
  • vibrato irregular, muy rápido o muy lento
  • molestias en la garganta: dolor, sensación áspera, picazón, sensación de bulto, sequedad

Todo esto, viene acompañado con tensiones en la mímica, el cuello, el maxilar y hombros. En muchos casos, el sonido de la voz hablada no presenta problemas y los síntomas no presentan relevancia clínica.

Los trastornos vocales son la mayoría de las veces multicausales: infecciones de las vías respiratorias, otras enfermedades o accidentes, condiciones o conflictos laborales, crisis personales y deficiencias en la técnica vocal como alta presión subglótica o tensión muscular, que entorpecen la extrema fina motricidad corporal que requiere el canto.

En la mayoría de los casos el aparato fonatorio entra en desequilibrio atravesando un simple resfrío, quizás en una situación personal de estrés (mudanza, divorcio, pérdida de seres queridos o conflictos personales en general) acoplada a una densa planificación de conciertos y ensayos: Es así que cantantes con las mejores técnicas vocales, pueden desarrollar problemas vocales orgánicos o funcionales.

Como atleta de alto rendimiento, el cantante profesional lleva una vida determinada por la disciplina y la exigencia de excelencia. Esto requiere gran estabilidad y fortaleza emocional.  La vida lejana a un hogar, en hoteles o departamentos diferentes, lejos de familiares y amigos, los correspondientes cambios climáticos, los horarios de trabajo nocturnos y en fines de semana y llevan al cantante, en caso de tener una agenda ocupada, a una sobre exigencia y sentimiento de soledad continua. Los desequilibrios producidos por jet lag, las dobles o triples funciones diarias (muy frecuente en la comedia musical),  orquestas estentóreas y afinadas muy por arriba de 440 Hz, salas de ensayo frias y repertorios vocalmente muy exigentes, son situaciones rutinarias e inevitables y pueden ser agobiantes.

Por otro lado, en el género popular, la demanda de sonidos estentóreos, growling (sonidos guturales), emisión vocal sistemática con pérdida de aire o el uso exclusivo del registro de pecho, sin una adecuada formación, traen peligros aparejados. A menudo trabajo llegan a la terapia cantantes populares con gran demanda laboral y sin estudios, lo cual los lleva, pasado el umbral de la juventud a complicaciones vocales. En estos casos es necesario, paralelamente a la regeneración, una formación vocal que comprenda la función de la así llamada voz de cabeza, que implica el movimiento de deslizamiento elipsoidal del epitelio membranoso que recubre los pliegues vocal (condición para el así llamado vibrato). Esta capa superficial es el lugar donde se originan la mayoría de los trastornos vocales.

Cantantes pueden desarrollar problemas vocales también en las siguientes situaciones:

  • mutación vocal en la pubertad
  • menopausia
  • tratamientos hormonales
  • reducción de la audición
  • reflujo
  • asma
  • trauma post accidente

En estos casos, suele  disminuir el rendimiento, acompañado esto de un descenso de la tesitura. Con un trabajo preciso y sensible se puede reconstruir muy bien la función vocal.

Cerrar menú